Bebiendo de nuestra Fuente, siendo manantiales de vida

 Encuentro de Carisma 2017

Encuentro de Carisma
 
¡Que alegría, que emoción llegar a la tierra que dio origen a la vida de nuestra Congregación a través de nuestro querido P. Coll! Es así como el día 23 de junio llegamos a Madrid, las hermanas de la comunidad la Granja 5, nos recibió con calor fraterno. Poco a poco fuimos llegando hermanas de los diferentes continentes con la alegría de encontrarnos y conocernos para iniciar juntas este camino de profundización en el Carisma Dominicano y así iniciamos con las vísperas del día 25 de junio. 
Las Hermanas del Consejo General hicieron la apertura, Hna. Natividad Martínez de Castro, Priora General, invitó a Vivir este tiempo como gracia, practicando la ascesis del silencio personal yendo a la peregrinación del alma interior. Hna. Inés Fuente, nos invitó a vivir este tiempo bebiendo de las raíces de nuestra Congregación, vivir desde el interior para sacar la experiencia de Dios en nuestra vida al estilo de Santo Domingo de Guzmán y de San Francisco Coll, fieles seguidores de Jesús. 
Estuvimos con hna. Marisa Moresco Carmelita de Vedruna reflexionando el tema “Crecer hasta la madurez plena”, fueron días de profundización en nuestro crecimiento personal. Desde el texto de la Samaritana Hna. Inés nos introdujo en el CARISMA e invitó a beber de ese manantial que nos ofrece Jesús, a viajar al pozo de nuestra interioridad, nos recuerda que debemos vivir en profundidad, para que cale en nuestro corazón y que nuestra presencia emane esa fuente para calmar la sed y vivir la experiencia fraterna del encuentro. 
Continuamos en la comunidad del Roble, fuimos recibidas con gozo fraterno por las hermanas. El P. Felicísimo Martínez nos compartió desde sus conocimientos y experiencias las tres dimensiones del carisma dominicano: contemplativa-orante, comunitaria-fraterna y apostólica, finalizamos con un día de silencio, de oración ante el santísimo y la eucaristía en la que por grupos de reflexión presentamos nuestra ofrenda con un símbolo que recogía lo reflexionado durante estos días y así regresamos nuevamente a la Comunidad de la Granja. 
Desde la perspectiva bíblica la Hna. Marta García, Religiosa de la Consolación, compartió el tema sobre la “La Espiritualidad de la encarnación” tomando como clave tres partes importantes para encarnar la Palabra: oído, boca y cuerpo. Luego Hermana Gloria Cañada, Dominica de la Anunciata, continuó sumergiéndonos en la Palabra, con el texto de la Anunciación, que refería al tema “Encarnar y anunciar la Palabra”. Utilizando una metodología más vivencial en la que concluimos con una linda oración con la Lectio Divina. 
Hna. Dolores Abad, Dominica de la Anunciata, nos compartió el tema “Castidad camino de encuentro”. El texto bíblico en el que nos centramos fue el de los discípulos de Emaús. La castidad nos permite liberar el amor, volvernos tiernas, amar mucho, ser detallistas, es importante que no se nos seque el amor.
Parte significativa de este tiempo fue el compartir con las comunidades, en Madrid visitamos Alfonso XIII, sede de la Provincia Santo Domingo de Guzmán, fuimos recibidas con mucha alegría y fraternidad y conocimos a la Hna. Amparo González quien se encarga de redactar el Boletín Anunciata, compartimos una rica comida y finalizamos con la oración de vísperas. En Caleruega, conocimos la cuna de Santo Domingo, fuimos recibidas por el P. Jesús Martí O P, quien con detalle nos explicó la vida de la familia Guzmán Aza, de Santo Domingo y las fuentes monumentales. Celebramos la Eucaristía donde está el pozo de Santo Domingo y nuestro recorrido término con la visita al pozo auténtico de la Familia que está en el monasterio de las Dominicas de Clausura. 
Compartimos con la comunidad General Ora, las hermanas nos esperaban con un rico refrigerio, hna. María Teresa González nos acompañó al monasterio Real de Santo Domingo, en donde una de las monjas nos mostró la pila autentica en donde fue bautizado Santo Domingo, contemplamos y cantar. En la comunidad de Aluche, iniciamos nuestra visita recorriendo las instalaciones de la parvularia, rezamos vísperas y finalizamos con un delicioso refrigerio. 
Agradecemos a Dios y a la Congregación, por esta experiencia tan llena de fraternidad, de encuentro y gozo que nos han permitido, por estar en esta tierra sagrada donde Santo Domingo y el P. Coll y misionaron con tanto ardor apostólico y nos invitan a afianzarnos en El.
 
Visto: 46